Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

Gestionar la incertidumbre VS Crecer exponencialmente. ¿Qué define a una startup?

Revisando toda la literatura e información que nos rodea sobre emprendimiento y creación de startups, es fácil detectar dos patrones diferentes (que a veces aparecen combinados) en cuanto a los aspectos clave en los que se incide respecto a la propia idea de startup, su definición y los objetivos que se persiguen en una iniciativa con dicha etiqueta. Por un lado tenemos la idea de la incertidumbre extrema que caracteriza el entorno de trabajo de una startup, y por otro la del crecimiento exponencial en términos de rendimiento que se espera de una iniciativa de este tipo. ¿Están ambas características ligadas por igual a la idea de startup? Voy a entrar un poco más en detalle en cada una de estas ideas para analizarlo.

La característica referida a un contexto de gran incertidumbre proviene de las propuestas de Steve Blank y Eric Ries que, gracias al desarrollo de clientes y a la idea de lean startup, nos proporcionan unas claves metodológicas para manejarse adecuadamente en dicho tipo de entornos, es decir, cuándo estamos explorando una nueva de idea de negocio e intentamos construir el modelo que vaya a tener mejores resultados para llevarla a cabo. El principal soporte que nos ofrecen estos métodos es el de evitar “marear la perdiz” y poder saber rápido si estamos por el buen camino, o si por el contrario debemos cambiar el rumbo antes de que nos gastemos el tiempo y dinero que tuviéramos “reservado” o presupuestado para dicha exploración sin haber llegado al “product/market fit”.

Por otra parte tenemos la idea del gran crecimiento exponencial, que en muchas ocasiones se demanda al lanzamiento de una startup, sobre todo por analogía con la mayoría de casos de éxito que inundan las fuentes de información en torno a emprendimiento. Sin embargo, creo que esta característica (o al menos el nivel de exigencia que se pretende para este crecimiento en ciertos planteamientos) no es extensible por igual a todos los casos, y que está más ligada al concepto de “startup como activo de inversión”, mucho más generalizado en los ecosistemas de emprendimiento de donde provienen las referencias de la mayor parte de dichos casos de éxito. Así, si queremos generar una empresa interesante para que inviertan en ella quienes la van a valorar como un potencial activo para una cartera de inversiones que espera un retorno y una rentabilidad bastante elevados, hemos de entender este nivel de crecimiento como imprescindible.

Así que, ¿qué es lo que define a una startup en todo caso? Yo soy partidario de entender la “gestión de la incertidumbre extrema” como el principal factor común el concepto de startup, lo que facilita que la aplicación de estas propuestas metodológicas pueda ampliarse a todo tipo de contextos (emprendedores individuales o nuevas ideas de negocio dentro de una empresa en marcha, ideas enfocadas a negocios B2C o B2B, para diferentes mercados, etc.), y que además garantice la presencia en el ADN de la empresa de lo necesario para saber gestionarse correctamente en el futuro en nuevos momentos de incertidumbre y cambio (que sin duda llegarán). La idea del crecimiento exponencial debería dimensionarse correctamente en función al tipo de iniciativa emprendedora que se pone en marcha, a las características del modelo que la sustenta (como el tipo de clientes y mercado al que nos dirigimos) y a la motivación que hay detrás de la misma, que puede ser más o menos ambiciosa y no siempre pretende “crear algo grande que cambie el mundo”.

2 comentarios:

  1. Una reflexión completamente acertada. En el fondo esta, como indicas, lo que queremos ser.
    Sin embargo en el entono TIC creo que hay un condicionante previo y es la necesidad de una gran rapidez en posicionarnos en el mercado.
    Desde este punto de vista creo que la capacidad de crecer rápidamente es una necesidad intrinca, lo cual no quiere decir que este crecimiento deba ser exponencial sino como bien dices dimensionado a nuestro mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Juan, y muy de acuerdo con tu apunte sobre la necesidad de crecimiento.

      A mi entender el "problema" está en que muchas veces, cuando se habla de startups, se tiende a poner el foco casi exclusivamente en "casos de éxito" basados en modelos de negocio de crecimiento viral orientados a consumidor final, para los cuales evidentemente el crecimiento exponencial sí es un factor nuclear de su modelo de negocio. Este sesgo hace que perdamos de vista otros muchos modelos de negocio que tienen un esquema de crecimiento muy diferente (como bien dices, dimensionado a su mercado) y que no por ello dejan de ser menos "startup" que los otros, y por tanto pueden igualmente beneficiarse de las propuestas metodológicas pensadas para gestionarse en entornos de alta incertidumbre.

      Esta otra entrada del blog que analiza un esquema creado por Guy Turner para el diseño de la estrategia de negocio contiene algunas claves interesantes que abundan en esta línea.

      Eliminar