Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Industria 4.0, Big Data Analytics, emprendimiento digital y nuevos modelos de negocio

La "pila conceptual" de un negocio digital: tecnología, producto, organización y mercado

Si queremos aproximarnos a las claves para afrontar con garantías el emprendimiento digital, podemos partir de una definición simple y concisa que nos permita recoger los que a mi entender son sus elementos fundamentales: crear una organización capaz de construir un producto basado en tecnologías digitales y ofrecerlo con éxito sostenidamente a un mercado. De esta manera podemos agrupar estos cuatro conceptos clave (tecnología, producto, organización y mercado) en una "pila conceptual" que nos permita tener una visión completa de todos los aspectos a los que debemos atender en la construcción de un negocio digital.

En un primer nivel tenemos que hablar de las tecnologías digitales, estructuradas en una pila tecnológica que recoge el conjunto de herramientas, lenguajes, entornos de desarrollo, sistemas de bases de datos, etc. que consideramos más adecuadas, en función de parámetros como por ejemplo la complejidad de la solución a construir, la frecuencia y volumen de las interacciones a las que deberá dar soporte, el tipo de dispositivos en los que se utilizará, etc.

En un siguiente peldaño hemos de considerar todas aquellas características que permiten "saltar un nivel" y considerar a esa combinación de tecnologías digitales como un producto capaz de responder con garantías en un entorno real de producción y puesta en servicio. Estamos hablando de aspectos como ser fácilmente mantenible por diferentes personas a lo largo del tiempo, soportar fácilmente las migraciones de entorno o de alguna de las tecnologías de la pila, tener una arquitectura lo suficientemente robusta como para poder acometer pequeñas modificaciones sin miedo a "romper" nada, responder sin problemas a diferentes entornos de servicio y a grandes cargas puntuales de usuarios, tener un tiempo de respuesta adecuado al contexto en el que se utilizará, etc.

Finalmente tendríamos un nivel que corresponde al negocio en sí, en el que tenemos que considerar dos aspectos: el mercado al que ofreceremos nuestro producto y la organización que construimos para poner todo en marcha (considerando recursos y, sobre todo, personas, con las dificultades que entraña su gestión y dirección). Si por ejemplo hiciéramos un modelado del negocio y lo representásemos en un business model canvas, podríamos hacer corresponder la parte de mercado al lado derecho del lienzo (la propuesta de valor hacia unos segmentos de clientes, con los que me comunico y acceden al producto/servicio por determinados canales, y por lo cuál obtengo unos ingresos), mientras que la parte de organización correspondería al lado izquierdo (qué personas y perfiles necesito en el equipo para contar con las competencias y habilidades clave, con quiénes debo establecer alianzas para dotarme de aquellas competencias y recursos que necesito igualmente pero que no incluyo en el equipo nuclear, qué estructura y qué costes asociados me genera todo este esquema).

Si queremos construir un negocio digital sólido y con posibilidades reales de éxito, debemos conceder a todas las capas de la pila conceptual una consideración crítica desde el comienzo del proceso. Dicho de otra manera, en un negocio digital ambas palabras deben jugar un papel nuclear, tanto el "negocio" (organización y mercado) como lo "digital" (tecnologías y producto). De nada nos va a valer partir de una concepción prometedora desde el punto de vista empresarial, pero sin integrar en el equipo las competencias digitales necesarias y despreciando la importancia de saber construir y consolidar un producto digital que funcione y sea sostenible a lo largo del tiempo. Del mismo modo, yéndonos al extremo contrario, tampoco nos valdrá ser unos grandes conocedores de las tecnologías si no somos capaces de consolidarlas en un producto que suscite interés real a un conjunto de clientes que hagan rentable el negocio y permitan financiar la estructura para construirlo y operarlo, y que además tenga la solidez necesaria para soportar los vaivenes tanto de la propia organización interna como de los entornos en los que debe prestar servicio.

[See here for the English version of this entry]

1 comentario:

  1. Anónimo7/6/14 22:16

    Claro, conciso, preciso y significativo: 4X4.

    ResponderEliminar