Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

Entendiendo el "lean" de "lean startup"

Cuando oímos hablar de "lean startup", ¿cómo suele traducirse a nuestro idioma? Las traducciones frecuentemente emplean expresiones como "emprendimiento ligero" o incluso "esbelto", aunque quizá para mi gusto la que mejor capta la esencia del término es la que traduce "lean" como "magro". Para entenderlo mejor creo que puede ser muy valioso acudir a los orígenes del término, que Eric Ries acuñó basándose en una analogía con la práctica del "lean manufacturing", la filosofía de gestión que nació en el mundo de la industria manufacturera. Si analizamos los fundamentos del lean manufacturing podremos entender mejor qué es lo que hace lean a la metodología propuesta por Eric Ries y qué buscamos conseguir con su aplicación.

La filosofía de lean manufacturing se deriva de las prácticas de gestión de calidad desarrolladas principalmente en la industria japonesa durante la segunda mitad del siglo XX, con la empresa Toyota y su "Toyota Production System" como máximo exponente. La clave principal sobre la que se construye esta filosofía de gestión es la idea de que todo lo que hacemos debe ser medido y evaluado en función de si le importa al cliente y le aporta valor, y por tanto emplear recursos para todo aquello que no aporta a esa creación de valor se considera un "desperdicio" o "pérdida" ("waste") y debe ser eliminado (de aquí podemos entender el encaje de una traducción de "lean" como "magro"). En ese sentido, a la hora de analizar las fuentes de desperdicio, el lean manufacturing se centra en aspectos como la sobreproducción, los tiempos de espera o de desplazamiento, el coste extra derivado de rehacer trabajos debido a defectos, etc.

¿Cómo encaja esa filosofía en la creación de una startup? Para comprenderlo debemos acudir al concepto mismo de "startup" y entenderla como la "fase de arranque" en la que el trabajo se centra en la búsqueda, observación y experimentación dirigidas a validar el modelo de negocio repetible y escalable para la empresa, y también al concepto de "minimum viable product" no como fin en sí mismo sino como medio o herramienta de contraste y experimentación para validar hipótesis ("validated learning").

Apoyándonos en estos conceptos, podemos entender la filosofía de lean startup como la metodología de gestión que persigue la reducción/eliminación del desperdicio en recursos (tiempo y dinero) mientras buscamos construir una solución que resuelva el problema del cliente y le aporte valor. Las herramientas que pone a nuestra disposición el enfoque de lean startup buscan garantizar que, si estamos fallando en nuestra propuesta de creación de valor para el cliente, al menos lo identificamos rápido (detección temprana) gracias a los experimentos de validación y por tanto desperdiciamos la menor cantidad de recursos posible en "construir algo que nadie quiere". El propio Eric Ries, al hacer hincapié en dichos experimentos como herramienta para identificar la necesidad de "pivotar" y en la velocidad como una de las virtudes del proceso, indica lo siguiente:
"If we can reduce the time between pivots, we can increase our odds of success before we run out of money."

En resumidas cuentas, la aplicación de lean startup busca principalmente aprender a fallar rápido, recudiendo al máximo los sobrecostes de "no calidad" que tendría invertir recursos en algo que no aporta para construir el producto que querrán nuestros clientes.

[See here for the English version of this entry]

1 comentario:

  1. Esta entrada sí que es "magra", "todo chicha" que dicen en mi tierra. Eso me sugiere una traducción alternativa, basada en una idea de Arzallus Jauna: "Emprendimiento sin michelines".

    ResponderEliminar