Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

Fase de arranque: las claves que esconde el término “startup”

Hoy en día es casi inevitable utilizar el término startup cuando hablamos de emprendimiento, tanto que me sorprendería que la RAE no estuviese ya considerando su inclusión en el diccionario. Pero, ¿qué entendemos realmente por startup? Cuando hablamos de creación de startups, ¿hablamos de empresas con unas características específicas, de un cierto tamaño o relacionadas con sectores tecnológicos concretos? Leyendo la obra de Steve Blank pude comprender algunas claves importantes que explican las peculiaridades de una startup y que permiten entender mejor el foco de trabajo y competencias necesarias durante su creación.

Siguiendo estas tesis  podemos entender que startup no es un modelo de empresa como tal, sino que es una fase de arranque en la creación de una empresa. El objetivo de esta fase de arranque es encontrar el modelo de negocio repetible y escalable que la empresa debe ejecutar y gracias al cual irá pasando por las siguientes etapas de mayor crecimiento. Esta idea de la fase de arranque y su objetivo permite extraer conclusiones muy importantes para organizar correctamente el trabajo de una startup.

En primer lugar, si hemos fijado que el objetivo es encontrar ese modelo de negocio que permita crecer, el trabajo durante esta fase tiene que centrarse en la búsqueda, observación y experimentación dirigidas a su definición. De alguna manera podemos trazar un paralelismo con el concepto de Minimum Viable Product, donde el MVP es una versión del producto no como fin en sí mismo para la venta sino como medio o herramienta de contraste y experimentación para validar hipótesis. En ese sentido la startup sería un modelo organizativo más asimilable a esa idea de embrión experimental que al modelo que queremos para nuestra empresa una vez definido con éxito el modelo de negocio.

Por otro lado hay que resaltar que, como fase que es, el modelo startup de organización debe entenderse como transitorio hacia el modelo adecuado para la explotación del negocio definido. De hecho Steve Blank es bastante drástico al respecto: “There is no such thing as a ten year old startup. There's a two year old startup attached to an eight year old failure.

Por último, la propia definición de un objetivo tan concreto nos da también claves respecto a las competencias requeridas para esta fase. Más allá de los perfiles y trabajos necesarios cuando tengamos que ejecutar el modelo de negocio que hayamos encontrado, debemos pensar en las competencias necesarias para un trabajo de búsqueda y experimentación (metodologías y herramientas como customer development, lean startup, business model canvas... están diseñadas para casar a la perfección con este cometido). Por lo tanto, aunque partamos de una idea preliminar respecto al modelo de negocio a crear y para cuya explotación serán necesarios ciertos perfiles, la conformación del equipo inicial y sus perfiles deberán tener en cuenta el objetivo de búsqueda y experimentación de la fase de startup.

No hay comentarios:

Publicar un comentario