Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

La evolución de las tendencias tecnológicas y su ciclo de amortización

La diferencia entre enfoques respecto a las tecnologías clave sustentando las diferentes iniciativas y políticas que promueven la adopción de la Fabricación Avanzada/Inteligente podría generar un cierto debate respecto a si unos u otros proyectos tecnológicos deberían catalogarse o no como Industrie 4.0 o conceptos similares. Sin embargo, mi propuesta sería huir de dicho debate dado que muchas veces las elecciones de estas etiquetas que “aparaguan” diferentes avances tecnológicos terminan siendo un arma de doble filo que nos despista del sentido real de lo que queda oculto tras el “término de moda”, es decir, de la propuesta de valor que proporciona la adopción de las tecnologías adecuadas para cada perfil de negocio.

Este efecto guarda una estrecha relación con las sucesivas oleadas que marcan la evolución de las tendencias tecnológicas y con cómo estas siguen un ciclo particular de amortización. Al principio la nueva tendencia tecnológica es desconocida por la mayoría de la sociedad y surgen los primeros expertos que, para acercarla al público y evitar una descripción exhaustiva en términos técnicos, la etiquetan con un término “gancho” para darla a conocer a la audiencia interesada. Paulatinamente esa tecnología va pasando de aplicaciones experimentales o esporádicas a irse desplegando en un número más significativo de casos que va aumentando, hasta llegar al punto en el que (si estas aplicaciones consolidan su éxito) se asimila como algo cada vez más natural en los entornos de aplicación. Finalmente, esa tecnología queda “olvidada” como tendencia (queda “amortizada”), en el sentido de que ya no se usa ese término “gancho” para hablar de esa tecnología, sino que sus componentes básicos han quedado tan asimilados que ya no pensamos que estamos utilizando algo especialmente reseñable o que merezca ser descrito con un término especial.

Para ilustrar esta idea del ciclo de amortización de las tendencias tecnológicas con un ejemplo de hace no demasiados años, pensemos por ejemplo en el caso de lo que se dio a conocer como “Web 2.0”. El desarrollo de muchas propuestas de valor basadas en la adopción de la tecnología que permitiese comunicarse en ambos sentidos con el público objetivo de un negocio se fue consolidando durante años bajo esa etiqueta “2.0”, pero con el paso del tiempo se fue diluyendo la razón de ser de la etiqueta y sus componentes clave (comunicación participativa, creación colaborativa de contenidos, integración de soportes y contenidos en un solo contenedor de la información…) son los que han quedado integrados de manera general en gran parte de las estrategias de integración de las tecnologías de la información en diversos negocios, sin requerir de un término como Web 2.0 para describirlos. Para dar una idea más clara de este ciclo de amortización, en el siguiente gráfico (extraído de Google Trends) muestro la relevancia histórica del término Web 2.0 desde 2004 hasta hoy, medida en función del volumen de búsquedas en Google a nivel mundial. A efectos comparativos, en el gráfico también he añadido la relevancia del término Big Data).


Gráfica de Google Trends mostrando la relevancia histórica de los términos “Web 2.0” (azul) y “Big Data” (rojo), desde 2004 hasta hoy

Con etiquetas como Industrie 4.0 o Fabricación Avanzada pasará otro tanto en el tiempo. Actualmente nos encontramos en esa etapa de primeras aplicaciones cuyos resultados deben allanar el camino de las siguientes y consolidar la propuesta de valor de muchas de estas tecnologías, y por tanto estas etiquetas cumplen aún una importante función de aglutinar experiencias y dar a conocer casos de éxito y posibilidades de aprovechamiento estratégico de las tecnologías que hay por detrás. De todas maneras, esto no debería despistarnos del fin último de acercar a las empresas industriales todo un abanico de tecnologías que permiten dar un salto cualitativo en cómo estas empresas explotan sus datos para optimizar sus procesos y transformar sus negocios. Dependiendo del sector y del caso serán unas u otras tecnologías las que mayor valor aporten, y llegará un momento en el que su valor esté tan integrado en estos negocios que habremos dejado atrás el uso de esos términos particulares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario