Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

El “Resource Description Framework” (RDF) como pilar de la web semántica

Cuando comenzamos a hablar de los fundamentos de la web semántica, ya comentábamos que el enfoque de dicha propuesta consiste en añadir a la infraestructura de recursos web existente diversas herramientas que aporten esa “semántica” a la manera en que se representan los datos. De esta manera, los recursos web quedan anotados según un vocabulario compartido de términos para que puedan ser interpretados por máquinas (por aplicaciones “inteligentes”) y además puedan establecerse interrelaciones entre ellos que permitan aprovecharlos de manera conjunta. Uno de los estándares básicos que el W3C definió en su día para esta interconexión e intercambio de datos en la web es el llamado Resource Description Framework (RDF).

RDF es por tanto un modelo de “metadatos” sobre los datos que queremos tener interrelacionados. Para poder construir estas interrelaciones, en primer lugar RDF entiende todos estos datos como “recursos” a los que asocia un identificador en forma de Uniform Resource Identifier o URI (un tipo de identificador genérico que engloba a las conocidas URL del mundo web), y sobre estos recursos define afirmaciones que relacionan tres elementos, lo que se conoce como un triple RDF que tiene la forma sujeto-predicado-objeto. De esta manera un triple como “[La película “El Padrino”] – [fue dirigida por] – [Francis Ford Coppola]” contendría los identificadores (URIs) que por ejemplo apuntarían a sendos recursos web con la información de la película y la información sobre la persona, y define una interrelación entre ambos con contenido semántico.

En cierto sentido recuerda a otros modelos habituales del mundo de las bases de datos como el conocido “modelo entidad-relación”, en el que gráficamente podemos representar diferentes entidades o conceptos que quedan ligados según relaciones de diferente tipo. De esta manera siguiendo estas afirmaciones podemos ir recorriendo los datos según las interconexiones que hemos definido entre ellos y, en función del predicado o propiedad que los interrelaciona, atender a la semántica que lleven asociada y aprovecharla para crear usos más potentes de los datos.

Aunque también  se utilizan otro tipo de lenguajes para escribir las expresiones RDF, desde la publicación de su especificación en 1999 por parte del W3C ha estado muy ligado a XML y éste sigue siendo en su mayoría el lenguaje en el que se escriben y serializan los datos RDF. Existen además definidos varios vocabularios estándar (agrupaciones de identificadores que apuntan a recursos) que manejan ya una semántica definida para que podamos construir nuestros vocabularios y conjuntos de triples de RDF sin tener que partir desde cero ni reinventar conceptos básicos comunes a multitud de casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario