Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

Hay un momento para el canvas... y un canvas para cada momento

Hemos comentado anteriormente cómo el papel de los diferentes elementos de un business model canvas tiene diferente relevancia (en términos de la prioridad y detalle con que trabajaremos cada uno de ellos) en función del momento en que nos encontremos en el desarrollo de la startup, de manera que es conveniente trabajar primero con detalle los elementos implicados en la ecuación que relaciona mercado, problema y solución, para después ir incorporando progresivamente más trabajo dirigido a validar el resto de elementos clave del modelo del futuro negocio. De la misma manera (y en cierto sentido dándole la vuelta al razonamiento), debemos entender que los elementos que analizamos en un modelo de negocio no son inmutables, por lo que es necesario asimilar que, para cada momento en la evolución del negocio y de sus bloques principales, la "foto" que captura un canvas tendrá que ser necesariamente diferente.

Y es que es así como debemos entender que funciona un business model canvas, como una "instantánea" que captura los elementos que componen un modelo de negocio en un momento concreto (podríamos asimilarlo a una especie de "balance de situación" referido a datos cualitativos del negocio y no tan sólo económicos). Esto es así ya que en esencia esta herramienta proviene de un trabajo de investigación académica para identificar las propiedades nucleares que caracterizan un modelo de negocio "en funcionamiento". Estaríamos por tanto hablando de que, en la medida en que los valores de esas propiedades nucleares cambian y evolucionan en el tiempo (es decir, lo que cambia no es el conjunto de propiedades o "bloques del canvas", sino qué datos validados registramos en ellos) tendríamos que manejar diferentes canvas según el momento de la evolución del negocio que queramos modelar.

Podemos ver un ejemplo claro si consideramos los segmentos de cliente y sus características, uno de los elementos cruciales a modelar. Es evidente que con el paso del tiempo el "arquetipo" de persona que estamos modelando irá evolucionando, y por tanto variarán sus problemas a "aliviar", las tareas que necesita que le sean resueltas y el beneficio que espera de ello. Si este es el tipo de información que estamos volcando dentro de los segmentos de cliente en un canvas, y de ello depende la propuesta de valor que definamos como otro de los bloques clave, tendremos que prever diferentes "instantáneas" que modelen esta relación mercado-problema-solución en función del momento en el tiempo en que queramos fijarnos. Esto no quiere decir obviamente que tengamos que desarrollar hasta el final todos los diferentes modelos que podamos contemplar, sino que conviene tenerlos analizados y guardados en la recámara para cuando preveamos que la evolución de los clientes y nuestra relación con ellos llegue al punto adecuado.

De igual manera podemos hacer esta misma consideración con las actividades y recursos clave que modelamos en el canvas. En función del momento de evolución de la startup variará el foco necesario de nuestro trabajo y por tanto las habilidades necesarias en el equipo a constituir. También hemos visto que la evolución de las características de nuestros segmentos de cliente hará que necesariamente cambie la propuesta de valor que queramos ofrecer, y por lo tanto serán diferentes las competencias técnicas que tendrán que estar presentes en el equipo para construir las soluciones que proporcionen ese valor a quienes sean nuestros clientes en ese momento.

[See here for the English version of this entry]

No hay comentarios:

Publicar un comentario