Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

Claves para construir la cultura de una startup (2 de 2)

Continuando con el tema iniciado en la anterior entrada, podemos acercarnos a las teorías modernas del marketing para entender mejor el efecto positivo de la priorización entre criterios que en principio nos parecen igualmente positivos. En dichas teorías se suelen analizar tres ejes que estructuran los aspectos clave a los que atender dentro de nuestra estrategia de marketing: la excelencia en los procesos y operaciones, la superioridad en el rendimiento del producto/servicio y la cercanía (hasta el punto de que se suele hablar de “intimidad”) con el cliente. Llegar al máximo posible en todos estos ejes parece altamente deseable, pero la estrategia de la organización, sobre todo pensando en su diferenciación y liderazgo, para por seleccionar aquel donde quiero ser el mejor de todos y por el que quiero ser reconocido.

Esta clave de tener una “seña de identidad”, sin renunciar a otros valores o capacidades positivas pero con un foco prioritario claro hacia una por encima de las demás, tiene el mismo efecto positivo en el mercado al que nos dirigimos que en el interior de la organización. En definitiva se trata de que la organización sea inmediatamente identificada por una idea clave, en torno a la cual podemos aglutinar a todo el equipo, de manera que el mercado perciba dicho valor y nuestra marca o producto de manera indisoluble.

De hecho, llevando un paso más allá esta idea podemos encontrar otra clave que a mi juicio es fundamental a la hora de construir la cultura de la startup. Y es que debemos entenderla como un continuo que se aplica tanto al interior de la organización como al exterior. De nada nos sirve crear una escala de valores para el trabajo de puertas adentro si se diluyen en cuanto salimos al mercado y tenemos nuestro primer contacto directo con los clientes. O viceversa, no es sostenible crear una clara estrategia cuando nos orientamos al cliente externo si no aplicamos esos mismos principios con nuestro “cliente interno”. Por un lado o por otro, las incoherencias generarían fisuras en eso que entendemos como “cultura de nuestra startup”, fisuras que con el tiempo seguramente pasarían a ser grietas y finalmente a partir nuestra organización por completo.

La coherencia y consistencia en la aplicación de nuestros principios clave y en la priorización que le concedemos a aquel principio que entendemos como “seña de identidad” sobre los demás, sin discontinuidades entre el interior de la organización y el mercado con el que interactuamos, son las claves que nos permitirán asegurar una cultura organizativa sólida, una alineación más sencilla de las visiones de todos los miembros de nuestro equipo y una diferenciación a ojos del mercado en aquello en lo que queremos ser reconocidos como excelentes.

[See here for the English version of this entry]

No hay comentarios:

Publicar un comentario