Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

“Why Focus Wins”: la visión de Brian Balfour del concepto de “foco”

Ya hemos hablado anteriormente de la necesidad de tener claro tu foco a la hora de emprender, uno de los aspectos que considero más importantes y que si no se tiene en cuenta eleva significativamente la posibilidad de despilfarrar tiempo y recursos sin llegar a conseguir nuestra meta. En un reciente artículo, Brian Balfour incide sobre este mismo aspecto (“Why Focus Wins”), explicando su visión sobre este concepto, las principales ventajas que conlleva tenerlo siempre en cuenta y las dificultades que suelen presentarse para ello.

Resumiendo los aspectos fundamentales del artículo (cuya lectura recomiendo encarecidamente), a la hora de definir el concepto de foco, Brian Balfour hace hincapié en diferenciarlo de una interpretación errónea que lo asimila a centrarse en el corto plazo, y resalta su significado como la meta significativa a largo plazo que defines para encuadrar tu trabajo (un primer “zoom out”) y poder identificar lo más importante que debes hacer en cada momento para acercarte a ese objetivo, y así pasar a hacerla durante el tiempo suficientemente prolongado (“zoom in”) como para obtener los datos e información necesarios que te permitan volver a revisar el marco a largo plazo (un segundo “zoom out”).

Tras esta definición, nos presenta las que entiende como las cinco principales ventajas de tener el concepto de foco siempre en cuenta a la hora de construir empresas, carreras o estrategias de crecimiento:
  1. Avanzas más rápido al tener más claros los criterios de priorización y así poder pasar menos tiempo decidiendo y más haciendo.
  2. Aprendes más ya que al no perseguir varios objetivos en paralelo puedes profundizar más y obtener lecciones aprendidas más significativas.
  3. Progresas más en la validación de tu aprendizaje y en eliminar las hipótesis de partida que no son ciertas.
  4. Desarrollas una mayor confianza en tu trabajo, un factor altamente relevante hacia el éxito del mismo.
  5. Te haces más valioso en lo que te enfocas y así aumentas las oportunidades de obtener reconocimiento, colaboraciones, financiación...

Sin embargo no todo son facilidades y Brian Balfour también reconoce varias dificultades inherentes a la utilización efectiva de este concepto:
  1. Es difícil elegir un foco ya que siempre tendrás varias opciones de las que nunca estarás 100% seguro, y tendremos miedo a escoger una opción incorrecta. ¿Cómo vencer este miedo? Entendiendo que no hay que dar en el clavo a la primera, y que la velocidad con la que aprendamos nos llevará a reajustar correctamente el foco.
  2. Es difícil mantenerse fiel a un foco ya que siempre habrá mucha información y opiniones a tu alrededor que tirarán de ti en direcciones diferentes. De todas maneras, debemos ser cuidadosos al comparar el territorio en el que estamos enfocados (en el que habremos profundizado lo suficiente como para conocer el detalle de lo bueno y lo no tan bueno) con las otras opciones de las que sólo conocemos la superficie aparentemente prometedora.
  3. Es difícil saber cuándo cambiar de foco, ya que al haber invertido mucho tiempo y recursos en ello se hace cada vez más difícil abandonarlo, y el equilibrio entre no cambiar de foco demasiado a menudo y saber cuándo merece la pena hacerlo es muy complicado de lograr. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario