Cabecera personalizada

El blog de Mikel Niño
Emprendimiento digital, startups, Big Data Analytics y nuevos modelos de negocio

"Pecados capitales" del emprendedor digital, recopilados por Jon Evans

Jon Evans ha publicado en TechCrunch.com un excelente artículo titulado "Dear clients, please stop: ten ways founders sabotage themselves" en el que, repasando la experiencia de múltiples proyectos de construcción de productos digitales, recoge las lecciones que los clientes de su consultora sobre software han ido aprendiendo "por la vía dura" y las sintetiza en una lista de los diez errores más frecuentes.

Los primeros ocho errores constituyen toda una lista de "pecados capitales" a evitar por todo emprendedor digital:

1.- Malgastar recursos en construir un producto que desde el inicio escale a grandes cantidades de usuarios y volúmenes de uso, en vez de asegurarse de tener una arquitectura técnica que permita pasar fácilmente a dicha escalabilidad cuando (¡ojalá!) sea necesario.

2.- Dejarse llevar por el impulso de ir construyendo el producto en base a sucesivos parches que nos permiten llegar a diferentes hitos puntuales de presentación a clientes, demostraciones, etc., convirtiendo el resultado en algo tremendamente difícil de mantener y mejorar sostenidamente (efecto al que Jon Evans se refiere como "technical debt", lo que obliga en el futuro a tener que "tirar" y rehacer grandes bloques de código.

3.- Preocuparse en exceso por el secretismo sobre su idea a la hora de implementarla sobre servicios de los gigantes del sector (Google, Amazon, etc.) y por la posibilidad de que puedan acabar apropiándose del resultado.

4.- Guiar en exceso el desarrollo del producto por una potencial evolución y crecimiento hasta ser una "plataforma", centrando la decisión sobre las funcionalidades a implementar desde un principio según lo que debiera tener esa futura plataforma, en vez de pensar incrementalmente y comenzar por un producto más simple que debe madurar antes de evolucionar.

5.- Fiar la capacidad viral de tu producto a un excesivo incremento de la cantidad y visibilidad de funcionalidades para su compartición en multitud de redes sociales, y no tanto en la propia calidad del producto como estímulo para compartirlo.

6.- Suponer que, una vez lanzado el producto en su versión final, todas las previsiones acerca de su incremento viral se harán realidad tal cual, y no estar preparado para la (más que habitual) cruda realidad de un crecimiento discreto o quizá un estancamiento en la base de clientes.

7.- Caer en la tentación de construir toda una batería de métricas y datos de los que hacer seguimiento acerca del uso del producto, sin pensar realmente en las razones para analizarlos ni en el objetivo que persigues con ello.

8.- Acostumbrarse tanto a gestionar situaciones de crisis y de carreras contra reloj para llegar a la siguiente demo, que haces de ello la manera habitual de gestionar todo el trabajo de la startup.

La recopilación se completa con un punto específico resumido en el "Half-Arsed Agile Manifesto" (una sátira del manifiesto original), dirigido a las grandes empresas que deciden lanzar proyectos ágiles pero sólo quedándose con las "jerga bonita" y no tanto con la verdadera manera de trabajar, y otro punto final orientado a evitar la habitual forma poco descriptiva de informar de errores en los productos software.

No hay comentarios:

Publicar un comentario